¡Comparte!

Me creces por dentro.

Palabra.

Árbol.

Lamento.

Me creces en las manos.

Raíz.

Sur.

Cielo.

Brotas desde mí, paloma de agua.

Dolor

Aldaba.

Tiento.

Y me buscas luna.

Angel de la guarda.

Hijo adentro.

Recuerdas?

Domingos de perejil y orégano.

Olor a vainilla.

Vientos de abuela.

Recuerdas?

Dedos de azahar.

Sed.

Piel y después un universo.

Y digo:

en un grito,

buscaré tu voz en los desiertos.

La sílaba de pájaro.

La letra.

Mi tango.

Tu beso.

Y digo:

dibujaremos a Dios.

Geranio.

Primavera.

Flor y nieve blanca.

Espejo.

Y el lago nos llamará.

No importa en qué tiempos.

Dirá nuestros nombres.

Habrá un gesto.

Si, ya sé.

No serán los mismos otoños.

Ni la calle de jacarandas.

Ni el verso.

Pero, allí estarás.

Allí estarás porque deberás estar.

Sin remedio.

Porque lo que debe ser, será, dijeron.

Cantaba Alcione esa canción antigua.

Recuerdas?

Recemos.

Por el mundo.

Por los tristes.

Por lo efímero y nuestro.

Ahora, llueve, amor.

Es tarde.

Se escucha el croar de las ranitas.

Vuelve.