¡Comparte!

Mi ojo acuna pájaros heridos.

Se acuna.

Mira todo aquello que se apiade del otro.

Cielos.

Astillas de lluvias.

Besos antiguos.

Mi ojo guarda islas.

Lagos quebrados.

Pianos atardeciendo.

Mi ojo llora.

Un blues que tiembla.

Una luna fría.

Busca.

Hace camino en la tierra.

Hace la palabra.

Y dice.

Dice el corazón de una ventana,

donde el mundo se ve azul.

Nuestro.

Dice la piel del árbol.

La boca del que grita.

Mi ojo resquebraja el paisaje, a veces.

Abre puertas en las flores.

Se hace rio.

Espejo.

Espiral.

Espera.

Ay, esos tiempos en los que mirábamos el horizonte.

Y apretábamos las manos.

Recuerdas?

Ay, esos tiempos en los que saltaba charcos.

Y era una niña buena.

Y traía a casa las ranas mojadas.

Y madre llamaba a la hora del té.

Y un olor a jazmines daba vuelta a la esquina.

Y me volaba.

Y Dios estaba.

Mi ojo resquebraja el paisaje, a veces. Foto: Pixabay

Escribonia. Poeta. Ella dibuja con palabras las emociones y los sentimientos del alma. “Como para sobrevivir y escribo para vivir”, ha dicho. Ella escribe poesía como beber agua. Desde Buenos Aires, Argentina. Sus poemas emocionan a nuestros lectores cada viernes. @Escribonia