¡Comparte!

UNIDAD HOUSTON_PRENSA (4/26/2019) – Por Milagros Duran (texto y fotos)

Como parte de su gira por diferentes países de la región, el Enviado Especial para Asuntos Diplomáticos de la Transición, Julio Borges, visitó Houston para participar en diferentes actividades políticas y académicas. Este martes fue parte del panel del evento, “Venezuela, What’s Next”, junto con Alejandro Grisanti, presidente de Econalítica y Francisco Monaldi de Baker Institute, de la Universidad Rice, donde se debatió sobre la debacle de la economía y sobre los escenarios posibles.

“Estamos muy orgullosos de la lucha que vienen librando los venezolanos en el exilio, sabemos que ya llevamos muchos años esperando una solución al conflicto, pero confíen que hoy más que nunca, todo apunta a que el régimen de Maduro está en su etapa final”.

Cumbre en Bogotá

Borges informó que el sábado 27 de abril, se realizará en Bogotá la Primera Reunión de Embajadores de toda la región (de las Américas) donde el tema central de debates será la situación de Venezuela. “La idea es que podamos avanzar en temas como: el registro de los venezolanos en el exterior, promocionar el Plan País en todas las naciones, también buscar mecanismos para articular mejor el tema de la ayuda humanitaria y discutir todo el migratorio”.

Se tiene previsto que una reunión semejante se realice con Embajadores de Europa.

La caída de la producción petrolera

Alejandro Grisanti manifestó: “Esta es la peor crisis que ha atravesado, cualquier país del mundo, sin estar en guerra. Venezuela ha perdido casi el 70% de su PTB en los últimos cinco años. En lo que respecta a la producción petrolera, Venezuela se ha convertido en un productor marginal”.

Destacó Grisanti que en el último reporte mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), se dio a conocer que la nación “está produciendo apenas 960.000 barriles por día, cuando en el 2014, también bajo el mandato de Nicolás Maduro, Pdvsa producía dos millones ochocientos noventa mil barriles diarios”.

Esto representa que en los últimos 5 años la producción petrolera venezolana ha caído en un millón novecientos treinta mil barriles por día.

Indicó que “Lamentablemente la velocidad de destrucción de la economía, es mucho más alta que la posibilidad de reconstrucción de la misma.”

A juicio de Grisanti lo que ha pasado en Venezuela, en los últimos cinco años en cuanto a producción petrolera “es criminal” y es una de las razones por las cuales el país necesita un cambio.

Consenso en torno al Plan País

Por su parte, Francisco Monaldi, considerado entre los 10 más respetados expertos en petróleo en el mundo expresó: “Venezuela esta sufriendo la peor crisis que registra la historia en la región, tanto en lo político como en lo económico, pero también es un factor de desestabilización en todos los países por la masiva inmigración que se ha venido registrando. Y para una ciudad como Houston donde el negocio petrolero es clave, es vital seguir lo que está pasando en el país con la reserva petrolera más grande del planeta”.

El especialista subrayó la necesidad de impulsar el Plan País dentro y fuera de Venezuela para garantizar la reconstrucción integral de la nación.

“Llevamos como 15 años buscando acuerdos en torno a las Políticas Públicas para Venezuela, y nunca había visto que hubiera un consenso tan alto como ha ocurrido en torno al Plan País. Donde se plantea la reconstrucción, considerando a todos los factores de la nación, como es el sector de los trabajadores, el sector petrolero, la administración pública y el sector privado”.

Según Monaldi para que el Plan País tenga éxito es necesario lograr: el fortalecimiento del Sector Privado, así como de los derechos de propiedad privada y el establecimiento de un marco legal institucional confiable que permita la atracción masiva de los inversionistas.

Mencionó que entre los factores que propiciaron el declive fue la excesiva politización de PDVSA en todos sus niveles y el manejo de recursos financieros sin ningún control, entre otros factores.

Monaldi enfatizó que la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco, será clave en la nueva etapa de reconstrucción de Venezuela, y para ello se va a requerir una inversión masiva de más de 50 billones de dólares por año, en la próxima década. A la par habría que desarrollar fuertes programas sociales y atender la reconstrucción de la infraestructura. La expectativa es poder recuperar la producción de 3 millones de barriles diarios en la próxima década.

El profesor Francisco Monaldi de Baker Institute durante su intervención. (Foto: Milagros Duran)

Los venezolanos a la expectativa sobre los escenarios para su país.