¡Comparte!

Ya saben que me fascina una “mousse” y la de parchita es una de mis favoritas. Es que la parchita o maracuyá tiene ese sabor tan cítrico y tan intenso que no por nada en inglés le dicen “passion fruit”. La mousse de parchita es un versátil postre que combina muy bien para la sobremesa, después de cualquier comida. No voy a darles más charlas, y me voy directo con la receta. Espero que hagas esta receta, es muy sencilla, y te prometo que te encantará.

 Ingredientes:

1 lata de leche condensada

1 lata de crema Media Nestlé (Light, si se prefiere)

¼ taza jugo concentrado de Parchita o Maracuya

7 grs. de gelatina sin sabor (1 sobresito si son de la marca ‘Knox’ de 7 grs c/u)

1 ½ tazas de Heavy Whipping Cream (Presentación de Medio litro)

Duraznos y cherries para decorar…(opcional).

Elaboración:

En una licuadora se agrega la leche condensada, la crema de leche, y una lata de jugo de parchita (se mide con la de leche condensada). Se baten por unos 3 minutos. Hasta que esté homogénea.

Al mismo tiempo, se calienta media taza de agua (hirviendo) y se agregan 2 sobresitos de gelatina sin sabor de 7 grs c/u. Se bate con una cucharilla hasta que se disuelva bien y no tenga grumos). Se deja enfriar un poco esta gelatina y finalmente se le agrega a la mezcla.

En un bowl se bate el heavy Whipping Cream con la batidora durante unos 3 minutos hasta que alcance el punto de nieve. A esta mezcla se le agrega la mezcla de la licuadora. Se bate hasta unir muy bien.

El punto de dulce es de acuerdo al gusto.

Luego se coloca en un bowl y se lleva al refrigerador, al menos por 4 horas. Mejor si se refrigera de un día para otro.

También se puede colocar en moldes pequeños individuales, como se prefiera.

Se puede decorar con melocotón, fresas o Cherries Moraschino. Decorating it’s up to you. Enjoy it!

Un postre exótico y versátil. Fotos: Mily Durán