¡Comparte!

Por Milagros Durán.- Confieso que al principio no me gustaban las Margaritas, quizás porque no estaba acostumbrada a tomar cócteles con tequila. En Venezuela los cocteles se preparan con ron, y les cuento que son deliciosos. Pero cuando me vine a vivir a Estados Unidos, en todas las reuniones, lo primero que te ofrecen es una buena Margarita, especialmente en Texas. Y ya saben como termina el cuento, ahora me encantan! Eso sí, con dos ya tengo suficiente.

Esta es una bebida original de México. Y existen diferentes versiones sobre su origen.

Una historia comúnmente aceptada sobre el origen de la Margarita es que fue inventada en octubre de 1941, en la Cantina de Hussong, en Ensenada México, por el cantinero Don Carlos Orozco. Una tarde, Margarita Henkel, la hija del entonces embajador alemán, quien vivía con su esposo Roy Parodi en el Rancho Hamilton, cercano a la ciudad y que era asidua visitante de la cantina, llegó a la misma y Don Carlos, que había estado experimentando con las bebidas, le ofreció una. El coctel estaba formado por partes iguales de tequila, licor de naranja mexicana llamada Controy y limón, mezclados y servidos con hielo en un vaso con sal escarchada. Al mismo tiempo que era el primero en probar la bebida Don Carlos decidió ponerle el nombre de ella y así fue como nació la “Margarita”, una de los cócteles más populares en México y Estados Unidos. Sin más discursos, vamos a preparar una.

Ingredientes:

1.5 oz de tequila

0.5 oz de licor de naranja

1.0 oz de zumo de limón

0.5 oz de jarabe natural

6 fresas congeladas

1 pizca de sal

1 taza de hielo picado

Sal y limón para escarchar (Para escarchar la copa)

Una rodaja de limón para decorar

Preparación:

 En una coctelera, agrega el hielo picado (también se puede usar una licuadora), luego agrega las fresas congeladas, el zumo de limón, el tequila, el licor de naranja y el jarabe natural. Se bate muy bien por unos 3 minutos, hasta que todo esté perfectamente mezclado. Finalmente procedemos a escarchar la copa; humedecemos su borde con medio limón y luego la ponemos boca abajo en un plato con sal. Servimos la Margarita y brindamos: Salud!

Más fácil imposible!