¡Comparte!

Ésta vez vimos a un Luis Miguel muy sonriente, en muy buena forma física, y luciendo su eterno y criticado bronceado. El cantante se entregó en el escenario durante 2 horas y media y no solo arrancó una lluvia de suspiros, gritos y alaridos de sus fans….sino que hasta un desnudo hubo en pleno show. Sigue leyendo, porque voy a contarte la anécdota de la mujer que se desnudó frente al “Sol de México”.

Por Milagros Durán

A las 9: 05 de la noche se encendieron las luces del American Airlines Center de Dallas este viernes 25 de mayo. Luis Miguel se sabe amado, muy amado por el público. No hubo teloneros previos para “calentar” el escenario, el llamado “sol de México” demostró una vez más, que tiene con qué calentar el escenario al máximo.

Y con la orquesta sonando al fondo, apareció en el escenario por primera vez. Se paró como si estuviera haciendo una pose para una postal. Con un entallado traje negro, camisa blanca, corbata negra y zapatos de patente. No dijo una palabra, solo mostró su gran sonrisa….y el público, mayoritariamente femenino, lo aplaudió eufórico. Y sin perder un minuto abrió los fuegos de la noche con los temas: “Si te vas”, Tú, solo tú”y “Amor, amor, amor”.

Y continuó con algunos de los temas más románticos de su repertorio, como: “No sé tú”, y el público por supuesto, la coreó al unísono. Con cada tema, “el Sol” iba encendiendo más a las ya eufóricas fans.

Luis Miguel se entregó en el American Airlines Center de Dallas. Fotos: Mariángel Salazar

Y así llegó a “Miénteme como siempre”….“por que tengo que andar disculpándote….es una pena siempre seguirás doliéndome y culpable o no que le puedo hacer ya…miénteme como siempre, por favor miénteme, necesito creerte, convénceme”, una de mis favoritas. Y de acuerdo a la serie que justamente está transmitiendo Telemundo, ese tema lo compuso el productor español, Juan Carlos Calderón cuando el cantante rompió su relación con Mariana Yazbek, un episodio muy doloroso para él. Los misterios de la vida del cantante veracruzano se han ido revelando gracias a que él decidió contar la historia de su vida en esa serie de tv.

 Un mar de “incondicionales”

Y luego sonó la introducción de “La Incondicional” y el cantante preguntó sonriendo: “¿Se la saben? Y arrancó los suspiros de todo el teatro que estaba completamente lleno. Había por lo menos unas 15 mil personas, que es la capacidad máxima del lugar. Y prácticamente lo acompañaron a cantar cada uno de sus temas.

Fue uno de esos conciertos donde ves a un artista entregándose por completo y a un público delirante y rendido ante su ídolo.

“Más allá” dijo: “más allá de todo, ya no tengo nada que me pueda hacer vivir”….unas letras, deliciosamente intensas y corta-venas.

Y luego, “Tengo todo excepto a ti”….absurdo el día en que soñé que eras para mi.

También, “Entrégate”….”aun no te siento, deja que tu cuerpo se acostumbre a mi calor”.

Y aunque no era necesario, invitó a que lo acompañaran a cantar “Hasta que me olvides”….pero antes de comenzar hizo una confesión:

“Hay dos cosas fundamentales para mi, la música y ustedes, no necesito más. Lo bailado quién me lo quita”.

Para resumir, hizo un medley que incluyó: “Suave”, “Decídete”, “Ahora te puedes marchar” y “Cuando caliente el sol”.

Y para cerrar con broche de oro, llegó un mariachi con el que cantó un par de rancheras, entre esas la Bikina y algunos temas de su última producción “México por siempre”. No exagero si digo que las fans mexicanas creo que lograron levitar en este punto.

Cerró el show cantando con mariachi. Foto: Mariángel Salazar

Rosas, pelotas y desnudos

Vi a un Luis Miguel en muy buena forma física. Con un chorro de voz espectacular.

El tipo canta con el micrófono por allá lejos, casi en la cintura, un lujo que no muchos cantantes pueden darse. Eso solo, se lo he visto hacer a Vicente Fernández, que es otro de los grandes de México, y también con una garganta tocada por los dioses.

No es cierto que esté gordo. Se cambió cuatro veces de ropa. Primero lució un traje negro, con el que se veía impecablemente elegante, luego hizo su primer cambio y apareció con una chaqueta blanca, y luego salió con una camiseta(franela) ajustada al cuerpo, que lo hacía lucir muy juvenil. Y luego otro cambio, pero siempre de blanco y negro.

Vi a un Luis Miguel en muy buena forma física, alegre y juguetón. Y con su portentosa voz de siempre. Foto: Mariángel Salazar

Ya al final del concierto, soltaron una pelotas negras enormes y vimos a un Luis Miguel juguetón que lanzaba las pelotas al público. Y luego le trajeron un ramillete de rosas blancas, y comenzó a regalarlas una a una a las enardecidas fans. Regaló como 4 ramilletes de rosas.

En una de esas, lanza una rosa a una esquina, y una chica estira su brazo para atraparla pero no alcanzó, pero además en el intento perdió el equilibrio y sufrió una aparatosa caída. La chica llevaba un vestido y vimos como quedó con las piernas para arriba mostrando completamente su ropa interior. El equipo de seguridad del cantante corrió a auxiliarla, y Luis Miguel que vio el accidente, le hizo señas a los de seguridad para que la dejaran acercarse, y él la “recompensó” poniendo su cara muy cerca, y ella aprovechó para abrazarlo y darle un beso en la mejilla.

Fue una noche maravillosa. Solo lo acompañaron 8 músicos y 3 coristas. No hubo un gran despliegue de luces, ni de bailarinas. Solo estuvo él con su chorro de voz, y su carisma. Y no hizo falta más nada. Fue una noche perfecta. Luis Miguel comenzó a cantar a los diez años, y a pesar de que su carrera lleva ya unos 38 años, a sus 48, todavía posee una portentosa voz y le queda muchísimo por dar. Y que el Universo lo siga cubriendo de luz!