¡Comparte!

Su nombre es Lisbeth Añez(51), es licenciada en administración, tiene 2 hijos, Luis Fernando (23) y Andrés (20) ambos estudiantes universitarios. Los presos políticos en Venezuela son más que una cifra tienen un rostro, una familia y una historia. Lisbeth es una de los más de 400 presos políticos que hay en Venezuela.

Pasó de activista de Derechos Humanos a ser una de tantos presos políticos.

Ella durante 3 años estuvo ayudando a los muchachos de las protestas. En 2014, les llevaba comida a los campamentos que se instalaron en Caracas, y luego cuando se los llevaron detenidos, iba a visitarlos a los retenes. Les llevaba comida, algo de ropa, a veces simplemente el mensaje de algún familiar. Los muchachos le tomaron cariño, así que ella se convirtió como en familiar de ellos, por eso la apodaron “Mamá Lis”.

-Ella sufre de hepatitis –me cuenta su hijo Luis Fernando- y el 11 de mayo de 2017, la detuvieron en el Aeropuerto de Maiquetía cuando se dirigía a EE.UU a hacerse un tratamiento contra su enfermedad ya que en el país no se consiguen los medicamentos. La detuvo la Inteligencia militar antes abordar el avión.

Sobre la razón por la que está presa su hijo comenta: “En este país uno puede ir preso, por cualquier cosa, hasta por tomarle una foto a alguien”.

El la visita los jueves y los domingos, de 11 de la mañana a 3 de la tarde.

Relata que han sido los 2 meses más duros de su vida, porque como mujer divorciada, ella era el centro de la familia.

-No ha sido para nada fácil –dice Luis con la voz entrecortada- uno nunca cree que va a pasar por esto. Cada vez que voy y veo a mi mamá en su celda, tan sola, me parte el alma. Y me da mucha impotencia saber que está presa por ser una buena persona, ella terminó en la cárcel por ser una madre de todos esos jóvenes. Y es muy injusto. Lo que más quiero es que salga de allí, porque mi mamá lo es todo para mi.

Lis, cuenta solamente con sus 2 hijos para lo que necesite, puesto que casi todos sus familiares se han ido de Venezuela. La han acusado de rebelión militar y de traición a la patria, los típicos delitos que el régimen le atribuye a los que lo adversan. Está siendo sometida a la justicia militar, de manera arbitraria e inconstitucional, puesto que ella es una civil.

“Cuando estás preso anhelas mojarte en la lluvia, levantarte a preparar el café…y extrañas al perro que ladra. Cuando salga de aquí habré crecido mucho…habrá crecido mi compasión por los que son víctimas de injusticias y mi admiración por los que no se rinden”, son algunas de las palabras de ella, en una larga carta entregada a su hijo.

Actualización:

Lisbeth Añez fue liberada el 6 de Septiembre de 2017, por los tribunales militares, pero con régimen de presentación y tiene privativa de hacer declaraciones a los medios de comunicación. Ella continúa con su trabajo en defensa de los Derechos Humanos por lo cual sigue apoyando a los presos políticos.

Lisbeth Añez fue liberada pero tiene régimen de presentación. Foto: Cortesía

Editora de GenteToday. Periodista. Egresada de la UCV (Venezuela) en 1990. Inmigrante, trotamundos y cazadora de historias. Cada instante es un milagro. Cada uno con su historia… y los barcos al horizonte. @MilyChannel