¡Comparte!

Por Milagros Durán

A ella le corre el arte por las venas. Dice la sabiduría popular que lo que se hereda no se hurta. Sus padres la sumergieron en el mundo cultural desde pequeña, a ella y a su hermana. Sueña, respira y transpira danza. El baile y el arte son los lugares donde ella realmente habita. Ella es María Fernanda Urbáez, Directora “DanMar Art & Dance Studio”, la Academia de Danzas que fundó en 2001 junto con su hermana Daniela, quien partió de este mundo en 2006.

Mafe, como le dicen cariñosamente, es una artista venezolana, coreógrafa, bailarina e instructora de danzas de una gran versatilidad. Se pasea con maestría y gracia por una gran variedad de ritmos como son el Flamenco, Ballet, Tap, Belly Dance, Hip-Hop, bailes folklóricos y ritmos latinos. Ha sido certificada por la Escuela de Flamenco de Andalucía (España) para dar clases en este género.

Se graduó Magna Cum Laude en Teatro y Danza en la Universidad de Houston. Y también en Idiomas Modernos(Español). La ciudad de Houston proclamó el 16 de Junio de 2018 como “el Día María Fernanda Urbáez”, un honor que pocos artistas locales han recibido en esta urbe.

Mafe, es disciplinada, exigente con sí misma y también con sus estudiantes, aunque tiene fama de enseñar en un ambiente positivo y con una gran paciencia.

Ha recibido numerosos reconocimientos a nivel nacional e internacional por su trabajo como bailarina y coreógrafa y por su inmenso talento como productora.

Esta es la entrevista que le hice, en un día agitado, en el que tuvo la gentileza de recibirme con su espontaneidad y simpatía, cualidades que se suman a su larga lista de atributos.

¿Y a qué edad comenzaste a tomar la danza profesionalmente?

-Mis padres los dos, aun cuando son ingenieros ambos, nos criaron muy involucradas con la cultura. Mi mamá canta y siempre estuvo dirigiendo coros. Ella siempre nos trató de inculcar la parte cultural y artística para que tuviéramos una educación más completa. Yo tenía 6 años cuando empecé a bailar y mi hermana tendría 5. Y empezamos con ballet y flamenco. A partir de ahí fueron muchísimos años de hacerlo por hobby, probamos mil y una clases. Tocábamos piano, cuatro, y también deportes, pero la parte artística es la que más nos gustaba.

¿Qué edad tenías cuando llegaste a Estados Unidos?

– Quince años, llegamos a Weston, Florida. Cuando salgo de bachillerato yo lo más que quería era bailar, pero nunca pensé que mis padres me iban a dejar estudiar esto. En Venezuela lamentablemente no existe esa carrera artística, pero ya yo estaba aquí . Y empecé a estudiar Diseño Gráfico que era lo más cercano a lo artístico. Yo estudie mis dos últimos años de bachillerato en Weston. Cuando yo llegué empecé a dar clases de flamenco y danzas árabes. Y eso fue un éxito, yo empecé a hacerlo como hobby, estaba todavía estudiando en la universidad. Y empezaron mis padres a ver mucha pasión de mi parte. Y un día nuestros padres nos preguntaron (a mi hermana y a mi), si nos gustaría tener un espacio en la casa apara dar clases. Y aquí estamos 19 años después.

¿En qué año llegan a Katy?

-En 2001, cuando llegamos aquí, yo quería estudiar Diseño Gráfico, pero me dijeron que tenía que empezar de nuevo, y me puse a llorar enfrente de la directora. Y mi papá me dice porque no estudias eso del baile que te gusta tanto y vamos a abrir una Academia. Yo me voltee y dije ¡Qué! No lo podía creer. Así que estudié en la Universidad de Houston, tengo un Bachelor of Arts en Teatro. Y tengo otro en Español. Me gradué en 2007. Que mis padres me hayan apoyado eso, fue lo máximo.

-¿Qué soñabas que querías ser de niña?

-Al principio quería ser dentista, después astronauta. Pero siempre estaba montada en una tarima bailando, en cualquier fiesta yo siempre era el centro de atracción. Y en los cumpleaños había una fiesta yo dirigía a todo el mundo.

-Y qué satisfacciones te ha dado dirigir Danmar?

-En el 2001 cuando la creamos la vimos como un hobby. Pero empezamos a darnos cuenta de la falta de cultura latina. Dijimos vamos a hacer algo para fomentar las diferentes culturas, y sobre todo la cultura venezolana. Empezamos a hacerlo a través de programas, educativos, culturales y sociales. Y empezamos a ver el apoyo de la gente. Realmente, ha sido increíble el apoyo de la audiencia, y el crecimiento personal y profesional, entrevistas por todos lados, etc. Pero para mi lo más importante es poder educar lo que es la disciplina, el respeto y el trabajo en equipo. Ya llevamos 19 años con Danmar y ver la evolución y crecimiento de las estudiantes, es de verdad una gran recompensa. Para mi esto no es solamente un trabajo, es mi vida, es mi pasión, es todo. Yo acabo de regresar, estuve 3 meses fuera, desde enero, que no pude más por el embarazo, y ya no aguantaba necesitaba regresar.

¿Cuáles son las clases que ofrece DanMar en la actualidad y a qué tipo de público van dirigidas?

-Danmar ofrece clases de Flamenco, Danzas Árabes, ritmos latinos, entre los cuales están, merengue, salsa, bachata y chacha, jazz, hip-hop, ballet, afro. En cuanto a la edad empiezan con 3 años hasta cualquier edad. Nosotros no estamos enfocados solo en la competencia, sino que nos enfocamos en todo. En un desarrollo integral de la persona. Yo inspiro a todos a que vengan a botar el estrés. Hay programas recreacionales, competitivos y educativos.

-La estudiante más chiquita ¿qué edad tiene?

-3 años.

-¿Y la estudiante de más edad?

-Mira hay señoras que no nos dicen la edad… Recuerdo que la mayor que he tenido fue una señora de 68 años, asistía a Belly Dance y Flamenco.

-¿Todo el mundo puede aprender a bailar o necesitas tener algún talento?

-Si existiera algún talento previo yo no tendría trabajo. Realmente la idea es que no tengas ningún tipo de entrenamiento previo para yo poder entrenarte. Incluso para mi es un poquito complicado cuando la persona tiene algún training, porque vienen con “mañas”. Aquí tenemos un slogan “si tú quieres, tú puedes”.

¿Y para bailar flamenco qué se necesita?

-Pasión, disciplina y ganas…de nada sirve que yo les dé clases, si la persona tiene la actitud de “No puedo”, tiene que tener el deseo y la pasión de querer hacerlo. Y eso aplica a cualquier tipo de baile.

 ¿Cuéntanos sobre los beneficios terapéuticos del baile?

-Es impresionante…para mi el beneficio No. 1 es la parte de coordinación. Hemos tenido muchos niños con problemas de dislexia, con déficit de atención y de memorización, y la diferencia es impresionante. Tiene muchos beneficios sociales, emocionales, personales, profesionales, de autoestima. Ayuda a le gente que sufre de depresión. En fin, son innumerables los beneficios.

-Cuánto tiempo toma a una estudiante, desde que empieza desde el primer nivel para alcanzar un nivel profesional en el baile?

-Esa pregunta me la hacen mucho. Es como todo. Es una calle de doble vía. Tienes que tener un buen maestro y que el alumno responda para que haya éxito. Si alguien quiere aprender un baile para ir una boda por ejemplo, de repente en un mes puede aprender. Pero si lo quieres hacer como una carrera, es como un médico, el médico nunca deja de aprender. Yo todavía sigo estudiando. Todo depende del estudiante y el maestro, horas de dedicación, de practica y la disciplina como punto número uno.

Cuéntanos sobre el show “Throug my Eyes” que el año pasado tuvo una excelente respuesta del público. Qué nos trae de nuevo este año?

-El show va a ser el mismo, “A través de mis ojos”, hicimos el primero show en 2007 a través de la Organización sin Fines de Lucro. Hemos hecho más de 7 grandes producciones con el enfoque Venezuela. “Venezuela Mía”, hicimos “Nostalgia Venezolana”, hicimos una de América Latina. Y en este momento tan fuerte para nuestro país, quiero hacer que sea como un viaje a través de las bellezas de mi país. Una producción donde la danza, la música y la cultura y los valores se representan en un solo lugar. Acompañados con fabulosos músicos que destaquen estos espectaculares vestuarios. Para que la gente que asista pueda recordar toda la belleza de nuestro país. Y que Venezuela no es solamente lo que se ve en las noticias, que sepa que Venezuela no era así. El show está hecho a través de lo que yo visualizó de mi país, es una fantasía en mi cabeza.

 ¿Cuál sido el momento más triste de tu vida?

-El Primero de Enero de 2006 cuando a las 6 de la mañana nos llamaron para dárnosla noticia que mi hermana Daniela y su esposo habían fallecido en un accidente automovilístico.

 ¿Qué te ayudó a superar esa pérdida tan fuerte?

-La danza…y mi pasión por el baile. El baile ha sido mi mejor terapia.

El baile me ha salvado siempre en los momentos de tormenta.

 -El momento más feliz?

-Todos los días de mi vida, el haber podido conocer a mi esposo, haber podido ser madre.

 ¿Cómo te ha cambiado la maternidad?

-Woau! Realmente mi vida hizo un giro total. Ahora tengo que organizar muy bien mi tiempo, siempre fui organizada pero tengo que serlo mucho más.

-A todos los inmigrantes nos toca vivir retos en la adaptación. ¿Qué fue lo más difícil para ti?

-Lo mas difícil para mi fue la separación de mi hermana, porque “DanMar” significa Daniela y María Fernanda, para mi al principio cuando ella muere, yo no quería seguir con la Academia…pero mis padres me hicieron ver que ella estaría feliz de verme seguir adelante. Paradójicamente, a nuestra familia nunca le ocurrió nada traumático, ni asaltos, ni nada de eso, en Venezuela, y nos vino a ocurrir aquí.

ENTRE NOS

-Te gusta leer?

-Leo pero soy más de hacer actividades. Cuando leo siempre son libros tipo manuales sobre el cuerpo, o sobre flamenco y temas de psicología, porque mucha gente viene aquí y esta pasando situaciones y siempre tenemos una palabra de apoyo para ellos.

¿Qué hobby practicas?

-Todo lo relacionado a esto me encanta, como buscar vestuarios, ver shows, ver los espectáculos, pero me fijo más en la organización del espectáculo, que en el propio baile. Ah! me encanta tocar instrumentos de percusión.

¿Cocinas?

-No me gusta cocinar…

¿Una comida que nunca puedes rechazar?

-El chocolate y la comida italiana.

-¿Un sueño por cumplir?

-Te cuento que está a punto de cumplirse. Acá en Houston siempre soñé con poder presentarme en todos los teatros importantes. Y realmente me he presentado en todos, excepto en el Miller que es donde vamos a presentar “Through my eyes” este año.

-Una debilidad…

-Estoy derretida por mi hija Ivonne Alejandra, me quedo mirándola por largo rato maravillada.

En Danmar se están formando un una nueva generación de bailarinas latinas.

La disciplina, el trabajo en equipo y el respeto son las claves en las clases de danza que se imparten en DanMar. Fotos: Milagros Durán