¡Comparte!

Por Milagros Durán

Tiene la belleza de una diosa griega, así es Athina Kliumi, Top Model Internacional, su rostro ha estado en centenares de Portadas de las más importantes revistas de moda del mundo. Ella ha vivido siempre en el mundo “fashion”, entre pasarelas, luces y cámaras. La gente piensa que es ‘increíblemente bella’ lo bueno es que ella no se lo ha creído. Se ha preocupado por crecer espiritualmente. Es espontánea, confiada y transparente.

Nació en Berlín, de origen griego, vivió en Egipto de niña, pero la mayor parte de su crianza la pasó en Caracas, Venezuela. Por eso, a pesar de haber vivido en muchos lugares, ella dice que tiene “alma venezolana”. Su hermano se casó con una venezolana y Athina más tarde con el maestro Eduardo Marturet. Ha sido Top Model para firmas internacionales como L’Oreal, Revlon, Max factor, Nívea, Schwarzkopf, Cutty Sark, Old Parr y Angel Sanchez entre otros.

En los años 90 Osmel Sousa la prepara para Miami a participar en el concurso internacional de Modelos “Latin Model Peageant” y gana el título de “Most beautiful face of the world”. Hace 10 años se estableció en Miami para apoyar a su esposo, Eduardo Marturet, quien es contratado como director musical de la Orquesta Sinfónica de Miami y desde entonces residen en la ciudad del sol siempre radiante.

Desnudando a Athina

– Comenzaste muy niña hacer modelaje… ¿qué es lo que más disfrutas de ser modelo?

-Ya tantos años, a mi me encanta posar. Siempre fue así. Desde niña, yo copiaba los comerciales, desde que me acuerdo yo posaba para mi familia. Yo les digo a las que están empezando en este oficio, que hay que tomarlo muy en serio. Porque hay que estar perfecto todo el tiempo. Tienes que alimentarte bien, y sentirte bien para poder transmitirlo. Y tienes que encontrar tu propia manera de expresarte, ese algo que te caracteriza.

– Muchas modelos sufren de anorexia o bulimia. ¿Hay maneras de escapar de esos monstruos?

-Yo creo que sí y eso tiene que ver con el crecimiento espiritual. Yo no soy tan flaca, como otras compañeras del medio, y tampoco soy tan alta. He hecho mi carrera porque me vendí de una manera muy especial. Yo nunca me estresé por el peso, por supuesto me gusta comer sano y me encanta el yoga y la medicina alternativa.

– Tú eres una mujer admirada por tu belleza. ¿Qué es para ti la belleza?

-La belleza es una cosa que viene de adentro. Es sentirse cómodo contigo mismo, y con tu mundo. Tú irradias una belleza si te sientes bien contigo mismo. Eso tiene que ver con tu crecimiento espiritual. Si estás feliz con tu pareja, con las relaciones que tienes con tu familia, lo vas a expresar. Yo nunca me consideré bella, la gente me dice eso, pero para mi eso no es importante, lo importante es la belleza de adentro, si la persona tiene virtudes, si tiene valores. Claro, soy fotogénica y por eso sigo trabajando. Yo fui por el mundo practicando artes marciales, el yoga, los bailes tribales, etc. Conociendo Lamas siempre buscando alimentarme espiritualmente.

– Para una modelo conservar una buena figura es fundamental. ¿Cuál es la clave para mantenerte en forma?

-Yo tengo mis rutinas y revelo esos secretos en mis columnas, escribo para dos periódicos en Miami. Yo aprendí cuales eran los ejercicios perfectos para mí. Uno debe encontrar lo que va con uno.

– El mundo en que vivimos a veces nos recarga de tensiones y stress. Qué haces para recuperar el balance, para vivir en armonía?

-A mi me gusta mucho conectarme con la naturaleza. Cuando veo que estoy muy estresada voy a la playa o hago ejercicios de respiración. También me gusta bailar porque me ayuda a respirar mejor. Yo no tomo, no fumo, trato de no consumir toxinas. Y también me gusta hacer retiros, siempre buscando contacto con la naturaleza, eso me centra.

En busca de la perfección. Foto: Cortesía

– ¿Puedes nombrarme algunas de tus virtudes?

-No soy rencorosa, yo me olvido de lo que me hacen. Uno es humano y por supuesto me ponga brava, pero muy rápido lo olvido. Creo que eso es una virtud. Amo a la gente, soy muy espontánea, me abro mucho a la gente.

– ¿Y tus defectos?

-Mi marido me reclama que soy muy rápida, a veces quiero todo muy rápido. Entonces tengo que ponerme a meditar. Yo misma me digo ‘tranquilízate que las cosas tienen su ritmo’.

– Tienes algún miedo, a la muerte por ejemplo?

-A la muerte no, de hecho trabajé mucho con el budismo y te preparan con la meditación para la muerte. Pero no quiero sufrir, cuando uno se enferma, eso me da un poco de temor. Pero en general he trabajado bastante bien mis miedos.

– Una muerte que te haya marcado?

-Ha habido varias muertes que me han impactado. Una de ellas fue una Lama, Hanna Nidal, una danesa, la única Lama mujer que fue aceptada por los Lamas en la India. Y se fue muy rápido, eso me impresionó mucho.

– Sabemos que vives de tu labor con la Orquesta Sinfónica de Miami, donde apoyas a tu esposo el no menos reconocido Director Eduardo Marturet, que satisfacciones te da esa labor?

-Ya llevamos seis años. Yo soy embajadora de la Sinfónica de Miami. Y esto nos ha dado muchísimas satisfacciones. Yo siento que he crecido desde que Eduardo dirige la ‘Miami Simphony Orchestra’ y yo lo apoyo detrás y delante de Cámaras. Trabajo mucho las producciones de los conciertos.

– Escribes de temas esotéricos, tienes una creencia religiosa o de fe?

-No tengo una religión, he estudiados muchas religiones, yo de niña viví en El Cairo, y estudiaba en un colegio alemán, y había la religión musulmana, pasamos por evangélicos, católicos, musulmanes, me bautizaron por la iglesia griega ortodoxa. Yo he pasado por todas las religiones. Yo creo en un Dios, pero soy muy abierta.

 – Qué planes o proyectos tienes?

-Si tengo dos películas en Venezuela, que no han salido. Una es “Hasta que la muerte nos separe” del director Abraham Pulido. Y otra es “Secretos de Confesion” de Enri Rivero, allí trabaje con Edgar Ramírez, es una producción colombo-venezolana. Y en estos momentos estoy filmando una película americana “In the Mode”, es una especie de “The Devil Wears Prada ”. Y yo hago el personaje de la editora de la revista que le hace la vida imposible a las modelos. Estoy muy feliz por esto, me encanta la actuación.

“En este oficio siempre hay que estar perfecta”.

– ¿Un sueño que aún no has podido realizar?

-En estos momentos estoy realizando mis sueños. Me siento muy feliz, porque tengo un marido maravilloso que me apoya en todo lo que hago. Nos amamos, y amamos todo lo que hacemos. Estoy viviendo a plenitud, todavía trabajo como modelo y también como actriz, así que me siento muy realizada. Estoy muy feliz porque estoy haciendo lo que siempre quise hacer. No puedo pedir más.

@MilyChannel